Para dar firmeza a la piel

Conozca más sobre los tipos de rellenos faciales y entienda a cuales regiones de la cara estos están indicados

Los rellenos faciales se utilizan para hacer correcciones en el contorno de la cara y ayudan a mejorar la apariencia de la zona tratada y dejan a la mujer libre de pequeñas imperfecciones. Este tipo de tratamiento se divide en temporales y permanentes, lo que en la práctica, son procedimientos en base de ácido hialurónico o en base a metacrilato o silicona.

“El primer tratamiento, es decir, el relleno es lo que más se utiliza en el mundo, ya que es un producto más seguro y de ser una sustancia ya presente en nuestra piel; hace parte del tejido de soporte de la piel, que se desvanece con la edad. Es por esta razón que se entiende como un procedimiento que presenta un riesgo muchísimo más bajo de complicaciones. Ya el segundo es poco utilizado actualmente por presentar, algunas veces, complicaciones tardías “, explica el dermatólogo Marcos Bonassi.

Con respecto a las diferencias entre ellos, el experto afirma que, así como todos los productos, ningún es igual al otro, pues cada uno presenta características diferentes, que dependen del fabricante. “Sin embargo, todos los productos precisan pasar por un riguroso proceso de purificación para ser utilizados, lo que incluso aumenta la seguridad en su uso. El ácido hialurónico, por ejemplo, pasa por un proceso que denominamos de ‘reticulación’, que le confiere mayor duración en el organismo humano, además de maleabilidad, lo que garantiza a la región tratada un aspecto más natural”, comenta Marcos.

El ácido hialurónico se utiliza en la actualidad en prácticamente todos los tratamientos de relleno facial, que puede ser en los labios, en las mejillas, en el contorno de la cara, en el mentón, en la región de las sienes y en las ojeras. Además, la técnica se usa incluso para elevar la región superciliar y la punta de la nariz, para pequeñas correcciones de la nariz, corrección de depresiones resultantes de cirugías o cicatrices de acné y, por supuesto, para el tratamiento de arrugas (finas o los surcos profundos).

Y cuando se habla de relleno, no podemos dejar de hablar de los cuidados. El procedimiento debe ser realizado por un médico entrenado para esto (dermatólogo o cirujano plástico), con medidas de asepsia y limpieza y el uso de un buen sentido estético, para que no ocurran exageraciones. Según Marcos, el uso de un producto de buena procedencia y tecnología de punta evita complicaciones futuras.

Voluminizar
Este término no está aun ampliamente conocido y es la nueva técnica para combatir el envejecimiento de la piel. La dermatólogo Renata Valente Carnero dice que con la edad, hay algunos cambios fisiológicos, como la pérdida de elasticidad de la piel y disminución del tejido subcutáneo. También se produce la pérdida de masa muscular y la reabsorción ósea, la disminución de la grasa de los compartimentos faciales (rostro cansado y delgado) y el desarrollo de las arrugas causadas por la contracción de los músculos faciales y por la exposición solar. “Para el tratamiento de tales problemas estructurales hay que reponer el volumen que se perdió con el paso del tiempo. Mientras que se repone este volumen, se reemplaza el contorno de la cara. El procedimiento para dar volumen es hoy una de las armas más eficaces de tratar el envejecimiento del rostro, lo que resulta en una jovialidad facial con naturalidad”, concluye Renata.