En el verano, abuse de los jugos naturales

El verano trae consigo la necesidad de beber mucho líquido para mantener el cuerpo hidratado, pero eso no quiere decir que vale la pena saciar su sed con bebidas gaseosas, con o sin azúcar. Para refrescarse de verdad y garantizar la buena salud, nada mejor que el agua y los jugos naturales.

Los jugos además de refrescar, hidratan y fornecen varios nutrientes al organismo y deben hacerse a la base de frutas frescas. Ni siquiera considerar comprar los famosos (y queridos por los niños) jugos artificiales en polvo, porque ellos son muy calóricos y contienen conservantes y colorantes, que pueden causar alergias, gastritis e incluso suelen contener sustancias cancerígenas.

El consumo de este tipo de productos acaba por exigir un gran esfuerzo del cuerpo para se purificar y para deshacerse de todas estas sustancias maléficas.

Además, el consumo excesivo de estas bebidas coloridas y dulces, a pesar de dietéticas, porque tienen un sabor acentuado, acaban educando erróneamente a nuestro paladar a aceptar sólo este tipo de sabor. Si usted se deja llevar por esta “trampa”, acabará por considerar una dieta basada en frutas, verduras y legumbres, sosa y sin sabor, ¿sabía?

Cuando 100% naturales, los jugos son buenas fuentes de fibras alimentares, especialmente si no son escurridos o tamizados. El pleno aprovechamiento de los componentes de las frutas puede garantizar el acceso a los minerales y vitaminas. Pero si en su día a día apresado, se le parecer difícil preparar jugos de frutas naturales, el supermercado ofrece buenas alternativas, como los jugos concentrados, jugos en cajas de cartón (de vida larga) y las pulpas congeladas. Pero siempre que tenga un poco más de tiempo, asegúrese de preparar los jugos a la base de frutas naturales, ¿verdad?

Ahora sepa todos los beneficios que su fruta favorita le trae:

Ananás: digestivo, así como diurético y antipirético. También alivia la garganta y ayuda a curar la laringitis.

Guayaba: contiene hierro, tanino, vitamina A y gran cantidad de vitamina C. Esta fruta favorece el metabolismo de las proteínas y ayuda a prevenir la acidez y la fermentación de los carbohidratos durante la digestión.

Naranja: fortalece las defensas naturales del cuerpo por ser abundante en vitamina C. Ayuda a combatir resfriados, gripes, fiebres y posee efecto antihemorrágico.

Limón: rico en vitaminas A, B1 y C y sustancias minerales, por lo que ayuda a curar gripes y resfriados.

Manzana: auxilia en la tonificación del organismo. Contiene substancias que protegen el hígado y facilitan la digestión.

Mamón: estimula y tonifica el organismo. Es óptimo para la digestión y contiene substancias antibactericidas, capaces de evitar infecciones intestinales causadas por parásitas. Además, protege las mucosas de los intestinos.

Mango: contiene gran cantidad de betacaroteno, lo que le confiere propiedades antioxidantes. Es un excelente regenerador de la sangre.

Maracuyá: contiene propiedades antisépticas y refuerza el sistema inmunológico, estimula la digestión y se puede utilizar como calmante natural.

Melón y sandía: Ambos tienen propiedades diuréticas, ayudando a la función renal.

Frutilla: es indicado en casos de diarrea. También ayuda en la digestión, reduce la fiebre y estimula todas las funciones del metabolismo. Es astringente y diurético

Durazno/Melocotón: ayuda a tratar desde la inflamación de los riñones, erupciones en la piel, hongos, el estreñimiento (intestino perezoso), el ácido úrico a problemas respiratorios y enfermedades del corazón.

Naranja Mandarina: los gajos están llenos de jugo rico en hierro y vitaminas A, B1, B2 y C. La mandarina ayuda a tratar la fiebre, elimina las toxinas, la gripe, el ácido úrico, retención del agua, la tensión nerviosa y los gusanos intestinales.