Picantes y saludables

Las pimientas están llenas de vitaminas, potasio y ácido fólico y todavía dan un sabor especial a cualquier plato.

¿Sabe aquello pequeño ardor que se siente cuando se come un alimento con pimienta? Este sentimiento va más allá de “más sabor”, en una comida. El fruto (sí, la pimienta es un fruto) aporta una serie de beneficios tales como el efecto de analgésico, las vitaminas, los anti-inflamatorios, y los responsables por el sabor picante, que son la capsaicina y la piperina.

Quien opta por introducir las pimientas en las comidas está llevando a la mesa un alimento rico en vitamina A (excelente aliado para la protección de los ojos), E (capaz de combatir las enfermedades cardíacas) y C (antioxidante capaz de prevenir las infecciones), además del ácido fólico y el zinc. Según la nutricionista paulistana Raquel Ortiz Pegoraro “la pimienta también contiene potasio, es libre de colesterol y tiene propiedades anti-inflamatorias, curativas y anti-diarreicas”.

Su principal sustancia, la capsaicina, se ha estudiado y probado para el tratamiento de enfermedades como la diabetes, el cáncer, la artritis y neuropatías. Según la nutricionista, algunas investigaciones han demostrado una reducción significativa de la tasa de colesterol, evitando así el riesgo de enfermedades coronarias y la arterosclerosis.

La fruta también ayuda a reducir la rinitis alérgica, controla los niveles de glucosa en la sangre, mejora la capacidad pulmonar y combate los parásitos.

¿Quiere perder unos kilos? La pimienta le ayuda con eso también. El hecho de que el alimento aumenta la tasa metabólica auxilia en el proceso de pérdida de peso. Por otra parte, el ardor del condimento aumenta la frecuencia cardíaca y la producción de sudor, haciendo que el cuerpo queme más energía, principalmente aquellas almacenadas en forma de grasa. “El consumo de 6 gramos de pimienta hace que el cuerpo gaste cerca de 45 calorías”, dice Raquel.

Usted debe haber notado que la pimienta le traerá muchos beneficios, pero esté atento para el consumo correcto. La nutricionista dice que aún no se sabe con seguridad la cantidad ideal para la ingestión, sin embargo se sabe que en Brasil el consumo es muy bajo en comparación con Tailandia, por ejemplo.
Allí, el consumo de pimienta es de unos diez gramos por persona, mientras que aquí en Brasil, el consumo es de sólo medio gramo. “Las personas que sufren de problemas gastrointestinales deben tener cuidado con la cantidad, no consumiendo en exceso, ya que la pimienta en grandes cantidades puede irritar el estómago y el intestino”, alerta la nutricionista.